¿Te llevo?

19 Oct

Naio se pasó la comida contándonos el dramón que había sufrido en Miami, cuando le robaron todas, pero todas sus valijas (con un mes y medio de shopping adentro) en el estacionamiento de una playa en Fort Lauderdale. Ya había pasado tiempo desde el incidente, así que entre los detalles del drama se entrecruzaban chistes y risas. Todavía sigue culpando al suegro que le dijo: «Dejá las valijas en el auto, no pasa nada. -¿Pero te parece que deje TODO? Sí, no te preocupes que no pasa nada.» Cuando volvió al auto, lo único que tenía era lo puesto. Ni pasaporte ni NADA le había quedado.

Caro nos contó que desde que es chiquita, no duerme. Sufre de insomnio crónico y que en su familia siempre le dijeron el Buho. Dice que esto le empezó, desde que dejó de tomar mamadera. La dejó de grande. Le recomendamos formas de conseguir el sueño, y nos contó las mil y una que ella ya había intentado. Sigue convencida de la raíz del problema y asegura que a sus hijos los va a dejar tomar la mamadera hasta los 28 años, si es necesario.

Tute vino rengo. Los 25 años no le llegaron solos y se pasea por la ciudad con una férula (a la que él llama felula) porque tiene distensión de ligamento externo y algo en el tobillo. Dice que lo que más le molesta es el tobillo, y todos los días sube a Facebook una foto de él en kinesiología. Yo lo burlo y me río. Se cree en Susano Giménez de los rengos.

Habremos terminado de comer a la 1.30 am en plena 9 de Julio y Avenida del Libertador. Y entre los siete que supimos ser, al terminar la comida sólo quedamos seis. Naio, bondadoso, se ofreció a llevar a los que vivían en el centro, aunque él después tuviera que seguir viaje a Bella Vista. Siempre es mejor compartir auto, más divertido y ecológico.

La continuación de la cadena de mails -ya había arrancado durante el día recordando la fecha, hora y lugar de la juntada- siguió a penas nos separamos. Una colgada que no había venido, mandó algo y no tardamos en repetir las charlas que habíamos tenido. Eso no se hace. Lo que se charla en una comida, queda ahí. Al que no fue, alpiste, perdiste. Pero entre la anteojuda y el buho, Naio manda un mail a media mañana diciendo algo así como:

«La juntada para mí no terminó. Me secuestraron el auto por falta de papeles y no me pude volver a casa. Todavía estoy haciendo trámites para que me lo devuelvan. Todo por llevar a Tute y a Caro.»

Naio se había convertido oficialmente, en el de peor suerte del grupo. Ya nos había dejado a todos consternados por el robo en Miami y la bronca que se había agarrado con su mamá cuando lo recibió en Ezeiza y le preguntó: «¿Hacía falta dejar las valijas e irte a la playa?»  Ahora su mamá volvía a la escena. Por alguna razón había sacado la cédula verde y el seguro del auto y no lo había devuelto a su lugar. Una ídola. Yo me sigo riendo en voz baja.

Tute culposo. Pidió perdón por haberse subido al auto y por haberle hecho doblar en Vicente López para dejarlo en su casa. Se disculpó y se puso a disposición para cualquier cosa que Naio pueda necesitar. Caro no. Dura como había sido con la «anteojuda» dejó en claro que no se sentía culpable ni un poquito. «Ese es mi defecto, no siento culpa». Que era culpa de Naio por andar sin papeles. Que ella no se iba a ser responsable por tal acto imprudente.

No le dimos bola.

Naio llegó a las 14.59 al trabajo y nos contó su día por mail, su relación amor-odio con la jueza de turno, sus mil y una maniobras para que le den el auto, para pagar el mínimo de la multa, para la mar en coche. El cuento ya excedía cualquier dureza, y logró ablandar a Caro, quien finalmente le puso: «Soy capaz de pedirle perdón al que sea con tal de que me lleven a mi casa! Perdón Naio, taxi nunca! (dixit)»

Siempre está bueno compartir auto. Pero no siempre te dejan una historia. Caro supo dar el brazo a torcer, y Naio sumó un cuento que contar.

5 respuestas hasta “¿Te llevo?”

  1. Matías 19 octubre, 2012 a 3:42 pm #

    Muy bueno el post, Bon! Pero quiero que sepas que no me considero un Susano Gimenez de los lesionados. Quizás te faltó contar el gentil «rengo de mierda» que me deslizaron por la calle, eso quedará para otro post! Besos genia!

    • ianqui 19 octubre, 2012 a 3:56 pm #

      Me faltó el «rengo de M-» .. ¿cómo me lo pude olvidar!!!?? jajaja

  2. Naio 19 octubre, 2012 a 4:19 pm #

    Genial el Post! Pero edita lo de mi suegro. Nadie lo sabe, es confidencial. Si se entera mi novia se me arma quilombo por guardar rencores… Gracias.
    PD: Nadie va a poder superar mi mala suerte.

  3. Naio 19 octubre, 2012 a 4:20 pm #

    Además. No me dijo «No pasa nada», me dijo «Si, dejá todo que después te llevamos al aeropuerto». La idea «de que pase algo», no se le cruzó por la cabeza a nadie. Y pasó.

    • ianqui 19 octubre, 2012 a 4:40 pm #

      jajaj olvidate, decí que usé tu nombre no más, pero que es todo inventado!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: